Cada fin de semana esperas impaciente el momento de salir con tu bicicleta a disfrutar de una ruta, pero ¿sabes una cosa?  Además de apasionarte por este deporte, disfrutar de tu pelotón, de la naturaleza y del momento, ya has comenzado a notar inconscientemente algo más en esas salidas… desaparece tu estrés y por eso necesitas tanto salir a pedalear.

 Conocemos de sobra los beneficios físicos que nos proporciona la bicicleta, pero el hecho de practicar este deporte al aire libre hace que nos libere del estrés y de la ansiedad de nuestro día a día; al pedalear tenemos la  oportunidad de meditar, de centrarnos en cada uno de nosotros y dedicarnos nuestro tiempo, y al menos, por un momento se pueden dejar atrás aquellas cosas que nos hacen sonreír menos.

 Es más ¿has notado lo feliz que te sientes cuando miras tu bicicleta o cuando la estás preparando para salir de ruta? Seguro que sí, porque con sólo mirarla y comenzar a pedalear ya estás liberando endorfinas y empiezas a sentirte cada vez más feliz y con más ánimo.

 

Pues bien ciclista: al pedalear estás también mejorando tu autoestima y disminuyendo la depresión y esto  tiene un efecto muy positivo en todos los ámbitos de tu vida.

Sonríe, disfruta, comparte tus rutas con los demás, siente la brisa en la cara, escucha a las aves, a los animales, habla, comparte con las personas que pedalean a tu lado y descubre la felicidad de moverte en el mundo real: BurritaBike descubre tu ruta, supera tu perfil.